LOS TRASPLANTES DE ÓRGANOS


Por Julene Bilbao 

Actualmente, los grandes avances en el campo de la medicina han hecho posible hacer frente a numerosas enfermedades que hasta no hace mucho tiempo eran mortales. Sin embargo, muchas veces, un órgano vital de una persona deja de funcionar correctamente y, la única alternativa a la muerte, es el trasplante de órganos.

En lo que a este tema respecta, la popularidad de las donaciones varía considerablemente según el país y la cultura, pero en general siguen siendo muy difíciles de obtener debido a la escasez de donantes. En muchos casos, el peso de la religión y la ética de cada persona influyen negativamente a la hora de decidir una donación.

Aunque hay casos de donantes vivos, la mayoría de las donaciones suelen obtenerse de personas que deciden ceder sus órganos tras su muerte. Ahora bien, si la persona no ha dejado constancia de su voluntad, es comprensible que la familia se muestre reacia a tomar esa rápida decisión en momentos tan difíciles como la muerte de un ser querido. Curiosamente, los suicidas tienen una tasa de donación de órganos bastante más elevada que el resto debido a que la negativa por parte de la familia también es menor.

Sin embargo, como la demanda es mucho mayor que la oferta, es prácticamente inevitable que el número de donantes vivos en países poco desarrollados este aumentando por momentos. En estos países el tráfico de órganos, detrás del que se mueven muchos intereses económicos y personas adineradas, se aprovecha de la gente que se encuentra en la más absoluta pobreza. Este es el caso de la India, uno de los países más conocidos por el tráfico de órganos junto con China o Filipinas. Del mismo modo, en Egipto es bastante frecuente leer en los periódicos anuncios sobre ofertas de riñones.

Así todo y, aunque el tráfico de órganos nos parezca  monstruoso y atroz, muy poca gente se plantea donar sus órganos tras su muerte. Sin embargo, deberíamos reflexionar sobre ello, pues en lo que a España respecta, cada año se diagnostican alrededor de 1000 casos nuevos de niños con enfermedad terminal de los riñones y al mismo tiempo, cada año se suman 3000 adultos nuevos por razones similares, ambos casos con una alta posibilidad de curación en caso de ser trasplantados.

Es muy importante destacar que anualmente se pierden miles de vidas tras una larga lista de espera en la que al paciente nunca le llega su turno. La donación de órganos de una persona fallecida no solo ayuda a prolongar la vida de otra, sino que le devuelve la esperanza al paciente y a sus seres queridos y, en algunos casos, también a los propios familiares del fallecido  que con ese gesto aminoran un poco su dolor.

Resumiendo, donar nuestros órganos no es una decisión fácil, independientemente de que quien  la tome sea el propio donante antes de morir o sus seres queridos. Sin embargo, es  único y muy especial que una o varias personas tengan la posibilidad de seguir viviendo por más tiempo gracias a un gesto altruista de alguien anónimo que ha perdido su vida. De alguna manera,  permanece vivo a través del órgano donado  que mueve  el  corazón de esa persona que ha salvado la vida.

http://es.wikipedia.org/wiki/Donaci%C3%B3n_de_%C3%B3rganos#Consideraciones_deontol.C3.B3gicas

http://lafraguacr.org/2011/03/22/costa-rica-con-5-000-trasplantes-de-organos-y-con-mucho-potencial/

http://www.blog-medico.com.ar/sociedad-y-salud/nos-falta-conciencia-transplantes-de-organos.htm

About these ads

~ por bilbaojulene en 7 febrero 2012.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: